7 sept. 2010

Una lámpara para ti.


Llevas aun el misterio del útero en la mirada.

Cuando eras una semilla sin fecundar. Habías nadado, en noche amniótica hasta alcanzar la orilla de la matriz.

Romanas llenas de historias sin vivir atadas por el cordón umbilical a tu vientre.

Sonaba el verano sus últimas verbenas. Las tardes al fresco se cubrían ya con esos boleros sin botones que suspiran todo el año esperando cubrir los hombros en una tarde agradecida.

Tocaste el picaporte de la madre, como cencerro de oveja mansa y tranquila.

Perezosa decidiste dejar el ronroneo del agua en el vientre, para parirte sin prisa.

Mi vida, tengo miedo a no estar cuando tú crezcas.


4 comentarios:

  1. Respeto por tu petición de "por favor". Ya se quien es Nick Vujicic, eres adorable hasta para dedicar las cosas de tu mundo golondrina, tu si que eres una lampara a seguir. Mis vacaciones, de crucero por el Mediterraneo te las recomiendo. Un saludo desde Cordoba.

    ResponderEliminar
  2. No peremitas que nadie limite tus pasos. Gracias por ser asi...no cambies nunca, que la lampara de tu vida nos siga iluminando. Un abrazo. No me olvides.

    ResponderEliminar
  3. Gracias a Julian y a mi nuevo amigo anónimo por el cariño que desprenden sus comentarios. Me animan mucho en este momento de mi vida. Un abrazo (de esos apretadísimos en los que se siente latir el corazón del otro)

    ResponderEliminar
  4. HOLA ME A GUSTADO MUCHO EL POEMA GRACIAS POR PENSAR DE ESA MANERA ME DADO CUENTA DE Q TE DEJAS LLEVAR MAS POR EL CORAZON Y MENOS POR LA CABEZA DESDE EL DIA EN Q TE CONOCI VI ALGO EN TI ASA AMABILIDAD COMO ESCUCHAS A LAS PERSONAS SIEMPRE DICES LO Q PIENSAS Q VIVES DIA A DIA GRACIAS POR TODO NO CAMBIES NUNCA UN BESO CARMEN

    ResponderEliminar