20 oct. 2010

Vientos de primavera


Escucha. ¿Te apuntas a un café?


Y te digo que me muevo desde hace un tiempo, perdida en los laberintos ácidos que otra dejó, en un corazón sorprendente.


Y te cuento que me he sentido comparada con un ángel de mentira, que peleo cada ocaso por sellar mi boca. Por dejar que su barco sin timón siga sin rumbo.

Y mientras miro indiferente el dibujo de la crema en un café bonito, me atreveré a contarte, por fin, que tal vez he conocido a un “aman-topo” que como dice mi admirada “Susana Barragués” son los que aman el nombre del amor pero no se entregan a él, los que enferman de pensarse.


Y cuando aparte mi cuchara y mi azúcar… porque hoy todo me apetece amargo, tengo que hablarte de que cada mañana coso mis retales con puntada larga, sólo para pasar el día, porque desde hace un tiempo no puedo tejer vivencias en mis noches, ni realidades, ni besos, ni sonrisas. Sólo hilvano fantasías y recuerdos que pican como zarzas en las alas de los gorriones. Y no apuesto por llegar a mañana…

porque me da igual.


Con el primer sorbo de café negro quiero confiarte que encontré el amor en un recodo del destino pero que me duró un pulso; te confieso que me echó del alma y ahora vago sin él, por canciones que duelen y calles en las que no está.

Te explicaré que una mañana de julio me entró el sol por las venas y sentí por fin esa atracción soberana que todo lo anega y fui esclava de su pasado y prisionera del mío. Y no cicatrizo… ¡por que se que es el!


Tantas horas de sol para calentar el cuerpo y ahora, desde la trinchera del miedo a que no vuelva, añoro la luz y el calor que sus ojos dejaban en mi oído cuando Gioconda Belli le salía de los labios y me la posaba en las entrañas.

Yo sentía aquel orgasmo de vida atravesando mis vanidades.

Cuando pose mi taza definitivamente, tú verás en mi gesto que me he convertido en ruinas y ya no le regalo frescura ni carcajadas a mis amigos. Y sobre todo verás en el fondo de mis ojos lo mucho que aún le estoy echando a de menos.


Escucha; el primer día de primavera. ¿Te apuntas a un café?

4 comentarios:

  1. ¿Comparada tu... golondrina?, y... con un angel de mentira?. Pobre diablo...
    Yo me apunto a ese café virtual en primavera.
    Gracias por el guiño a mi amada tierra en "Hombre rico...".
    Un saludo desde el sur, donde sigues llenando mis ratos de imaginación.

    ResponderEliminar
  2. Quién podría negarse a un café tan sugerente?

    ResponderEliminar
  3. JULIAN. SARPUE: Es maravilloso descubrir en las redes invisibles personas como vosotros. Me dais el ánimo para seguir proponiendo tardes de café, miradas y sonrisas. Un abrazo (de esos que se siente latir el corazón del otro).

    ResponderEliminar
  4. por supuesto que me apunto a ese café, leonesa.
    un beso casto.....

    ResponderEliminar