16 mar. 2011

Mi corrala...



Tengo dos chuchos. Son pareja a temporadas.
Yo creo que ahora están en una de esas crisis perrunas, porque duermen de espaldas en el cojín y noto que mi perra mira mucho al perro del vecino. ¡¡Igual quiere ser adultera!!
A lo mejor hoy o mañana la saco a pasear sola y le quito la correa, para que tenga una oportunidad.  ¡Hay si alguien me hubiese sacado a mí de paseo… suelta!
Me han dicho por el vecindario que la niña del 2ºB se ha comprado un cochazo color gris antracita, y que está sin trabajo. ¡A saber quién paga eso!  Ese “colgao de los pelos largos que sube y baja”…me dicen.
Yo pongo cara de “tienes razón” sin hablar, pero en realidad estoy pensando que me estoy quedando obsoleta como los ordenadores de torre de toda la vida; porque no tengo ni idea de qué coño de color es el “gris antracita”.
Luego está Anselmo; ¡Me pone! ¡Me pone mucho!
De mala leche, cuando lo veo con esos aires de cincuentón de provincias “esculao”, que me perdona  la vida cada vez que se digna a cruzarse conmigo. ¿¡Qué culpa tengo yo de ser fea!? Yo a él no lo miro mal por ser “tontolaba”… Cualquier día voy… y se lo digo.
El de enfrente de mí se separó hace poco y anda penando por los descansillos.¡ Era un afluente de su mujer!. A mí me parece que ha tenido mucha suerte porque ella le sisaba la nómina para ir al bingo por las mañanas y el no tenía ni repajolera idea… ¿Qué como lo sé?... ¡Es ilegal!
Y ahí está mi señora Maruja. Me encanta. Yo creo que en otra vida fue monja, y en una anterior… ¡puta! Es que ahora le toca ser señora. ¡Muy señora de…!.  Esta, cada vez que me saluda, me guiña un ojo. Prefiero pensar que me dice…”tú sabes mi secreto”… a que en realidad está pensando: “pobrecita, con lo fea que es nadie le hará una gracia”.
Hay una nueva en el 3º A, viste como los pobres, pero de marca. Tiene pinta de ser una “listilla de los cojones”. Esta va a dar guerra en las reuniones de vecinos ¡seguro! Mejor… a ver si se anima esto.
Los del 1ºC, son una pareja con dos guajes que nunca ríen. Los padres sí, yo he visto que se sonríen mucho entre ellos; pero los niños no. Serán adoptaos o algo…
¡Ah! se me olvidaba el del ático. ¡ Es artista!,  ¡y es… tan guapo!.
Claro que no es para mí. Se lo llevara la del 3º, ¡seguro! Yo le eché el ojo en cuanto llegó al edificio, pero ni hacer de hámster en la cinta del gimnasio, ni la esteticista, ni la peluquera han conseguido hacer mi inteligencia visible para el…
¡Así que na!… Me voy a sacar a la perra… ¡¡a ver si ella…!!  

5 comentarios:

  1. Me has arrancado una sonrisa en un magmático día, si si, magmático, un día cenagoso y muy caliente.
    Siempre admirable y explosiva, genial Ro

    ResponderEliminar
  2. Pues sí que está animada tu corrala, Rocío, me he divertido un rato con tu mirada crítica y llena de humor. Si es que somos curiosos al ojo de la cerradura por naturaleza....

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Oye yo me estoy haciendo la maleta por si queda algún pisito libre en esa corrala vuestra. Es un soplo fresco y divertido este escrito. Definitivamente me traslado.
    Que cambio de tercio Inocencia. Y esa entrada perruna con el remate final... ¡que humor tan fino!
    Saludos desde Cordoba.

    ResponderEliminar
  4. ¡La madre que te parió! me encanta ese humor tuyo. En próximos cápitulos a ver si nos enteramos que pasó con la perra...
    ds

    ResponderEliminar
  5. Ja,ja,ja... pues, si que es divertida tu corrala. Haber si me entero donde es, no por nada, para pasear por alli con mi perro...

    Gracias por hacerme reir.
    Un abrazo. BESOS.

    ResponderEliminar