2 ene. 2013

Ensayo breve sobre la crispación



Esta taza promiscua, en la que mi camarera del bar me pone el café cada mañana jurándome que es solo mía, me mira irónica.
Se que no es cierto, pero cuando me la llevo a los labios beso los bordes con reverencia, como si fuese la verdad más importante de mi vida y cumplo mi papel de rara  que ella tanto admira desde que me lo adjudicó.
Para que decirle que soy tan normal que doy pena. Que me gusta su café de cualquier manera, aunque ella se esfuerza cada mañana en afirmar que lo mejorará para mi.

No se lleva ser amable...por eso un día le echaré valor y me atreveré a decirle que la rara es ella en este mundo de gente antipática y "desaboria". Que me da igual si su café es bueno o malo...que yo pago gustosa un euro por su sonrisa sincera y su buenos días amable. Un precio minúsculo por un presente tan bonito.

Y lo que más me lastima el alma es saber que yo era como ella y ya me convirtieron a la religión de los crispados.

6 comentarios:

  1. Muy bonita tu entrada; pero me apena que siendo como eres , no te subleves y te digas quiero ser como me gusta ser y no como ellos quieren
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Abandona la religión de los crispados. Si ya la conoces, tienes datos más que suficientes para mirarte al espejo que más te guste y gustarte en ese reflejo con tu sonrisa sincera y tus buenos días amable incluidos. Tengo la intuición de que realmente eres así, y disculpa mi atrevimiento en la valoración.

    Es cierto que no se lleva "ser amable". Por eso mismo, hay que vestirse de manera original...

    Me gustan los textos que me hacen pensar. Y tu texto sigue en ello.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Reconozco que me gusta más la Montes femenina, intima y valiente de los poemas, pero me estoy aficionando a estas reflexiones tan llenas de cordura y de franqueza.

    Un ensayo breve este, que me deja convencido de que mañana en el primer café yo también le llamaré promiscua a mi taza con una sonrisa, porque me pareció una preciosidad de imagen la de esa frase.

    Me agrada mucho leerte de nuevo Inocencia y espero que te prodigues más.
    Un beso desde Cordoba.
    Julian

    ResponderEliminar
  4. Es bonito y es verdad q la gente no presta atencion a esas pequenas pero a la vez grandes detalles a ti te pasa seguro un besazo carmen alonso

    ResponderEliminar
  5. Aquella taza de café, las risas, el periódico, los horócopos...........Si, cuanto desaborío, pero que nos quiten lo bailao. ESO ERA EMPEZAR BIEN EL DÍA. Siento nostalgia de aquellos días.
    besos

    ResponderEliminar
  6. Es verdad, esos pequeños/grandes detalles hacen que todo sea más hermoso.

    Gracias, me ha encantado.

    Un beso. Me gusta el fondo que has puesto.

    ResponderEliminar