23 nov. 2010

Campanas



Como homenaje a mis sonidos de niña.
Tocan:
a voleo, a rebato, a fuego, al ángelus, a nieve, al alba,
a fiesta, a hacendera, a rosario, 13 si murió un hombre,
12 si murió mujer, a gloria si ha muerto un niño. A nada.

Afines estaban
el badajo y la campana
con los bravos labriegos
de la antigua usanza.

Cual mendigos hambrientos
tocan las puertas cerradas,
así, de igual modo
tocan sus sones mi alma
.
¡Desesperadas!

En el nido de la iglesia,
cual mozas alborotadas,
levantan el vuelo ansiosos
cien pardales en bandada.

Campanadas…

Cuando la siesta irrumpía
en los valles de labranza,
y la vaquera en los prados
perezosa se acostaba…
inermes en el campanario,
al sol más fiero se quemaban.
… y de pronto…
sonaban…
sonaban …
sonaban.

Abuelo… ¿Qué son?

Sólo campanadas.

5 comentarios:

  1. Escuché sus tañidos, vi los pajarillos levantar el vuelo, pero a mi sólo me sonaban a misa. Que tristeza me da no haberme parado a escucharlas más. Ahora que la golondrina me las enseña desde sus oídos todo suena tan tan tan diferente. Sigo esperando ansioso mi libro.Cordoba te admira como siempre.

    ResponderEliminar
  2. Tus campanas tocan a ternura reflejada en los ojos de un abuelo. Campanadas poéticas son las tuyas, sonidos del corazón, ecos de la infancia.

    Bellísima la composición, Inocencia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Bonito poema, emocionante recuerdo de tu niñez. Los recuerdos,como los sonidos se graban en el alma hasta el fin de los siglosssssss. Sigue recordando tus campanadas.

    "no me olvides" Besos.

    ResponderEliminar
  4. Tañen las voces, alas de golondrina, paseantes del horizonte donde vive el recuerdo, tu recuerdo.
    Sombras de badajos en el alvero, corrala de la iglesia, donde el reloj del campanario dejó alma y huella.
    Miradas y caricias acurrucadas en tu alma, donde habita la armónica voz del abuelo acompasada por tus hilos de tinta tejiendo hojas para la historia.

    ResponderEliminar
  5. Las campanas dicen tantas cosas si nos paramos a escucharlas de verdad, con el corazón. Es fácil sucumbir a sus encantos y dejarnos atrapar por el sonido de sus tañidos. Precioso poema, Un saludo

    ResponderEliminar