3 nov. 2010

Soy mujer


Yo también sostengo mi trocito de mundo sobre los hombros.

Si... también recojo las migajas del alma de los que me rodean y las convierto en panes importantes que poner a la mesa.

Yo también me estremezco cuando presiento una tormenta de sombras que vuelven en forma de recuerdos.

Yo también añoro arrullos de gata, sobre tejados de amor, en sábado.

Yo también busco consuelo a veces en los ojos de las muñecas de la niñez, que a todas nos parece que entonces tenían vida.

Yo también bailo sola algunas noches abrazándome a mi propia, y a mi extraña y coqueteo con los reflejos de la ventana como si fueran ojos infinitos que me observan admirados ¡sólo a mí!

Yo también tengo un abismo en el pasado y remiendo mal los bolsillos del alma para que caigan lágrimas negras cuando ¡no puedo más.!

A mí también me lamen perros con rabia, cuando no encuentro los caminos para ganar las batallas, que a diario, me pone delante el miedo.

Yo también cruzo de rodillas por el asfalto del amor, pidiendo clemencia para los cuchillos que sin piedad se clavan en el vientre cuando él, no está receptivo con mis soledades.

Yo también sufro como una troyana desesperada a la que nadie entiende.

Yo también… soy mujer.

7 comentarios:

  1. Sostener ese trocito de mundo sobre tus hombros es vivir y sentirte viva, recogiendo migajas del alma ajena y propia para plantarlas en el pensil del recuerdo y la ilusión. Añoras, buscas, bailas, sufres el tango de la vida, con la sensualidad y energía que brotan de estas hermosas palabras que has escrito.

    Gracias por visitar mi blog. Para mí ha sido un grato descubrimiento el tuyo, así que, me hago un huequecito y me siento a disfrutar de tus letras.
    Saludos, leonesa.

    ResponderEliminar
  2. Repito lo dicho la primera vez que lo leí. Torrente libre de cauces. Una delicia leerte, como siempre desde que te descubrí, golondrina. Un saludo desde Cordoba

    ResponderEliminar
  3. Noviembre es mi mes favorito, parece triste pero siempre trae alguna sorpresa.
    Que no decaiga.

    ResponderEliminar
  4. Vuela golondrina


    Un día habrá de venir, en que tú, sabia golondrina, volarás hasta el nido que la hoja de haya te susurró.

    El sol, a punto de ponerse, calentará tus alas mientras esperas. Sentirás mis pasos acercar y estarás segura de que sólo yo puedo ser. No temas. Tus ojos, seguirán desafiando al sol.

    Mis brazos te envolverán. Mi rostro buscará al tuyo. Recibiremos los últimos rayos de sol, de ese último día. Ninguna palabra podrá estropear la escena.

    Cuando la penunbra empiece a enfriar tu corazón de golondrina, será momento de cruzar nuestras miradas. Quizá, también nuestros labios.

    Un día habrá de venir.
    Será mi día Santo.

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Ya no creo en el destino.
    Pero creo en el vuelo de los pájaros,
    en los amaneceres de verano,
    en las huellas de los pies en la arena,
    en los arcoiris de otono,
    en los silencios que llenan los pulmones de vida,
    y desde hoy...también creo en las citas que susurran las hojas de haya.

    ResponderEliminar
  7. hola que todo te valla bien no cambies nunca no dejes q nada ni nadie te robe tus sueños me gusto mucho este texto sigue asi aveces uno se siente solo aunque tenga mucha gente a su alrededor es mejor vivir el presente por q no sabes lo q va a pasar mañana bss

    ResponderEliminar