11 dic. 2010

Tengo miedo de las flores

La única vez que le vi, contaba una leyenda para un niño que lloraba en la calle.
La madre, desconfiada, se acercó.
Yo, curiosa, paré mis andares.
Hablaba de algo titulado “tengo miedo de las flores”.

El pequeño, como hipnotizado, poco a poco calmó el llanto y fue quedándose dormido en su sillita. Aquella voz fue bajando el tono hasta silenciarse.
La madre quería más. ¡Yo quería más!
Se marchó caminando calle arriba.

No quiero verle de nuevo. Tengo la intuición de que le seguiría como una rata más al Flautista de Hamelin.

5 comentarios:

  1. Hola Rocio, pensaras que no me conoces, y aciertas pero ahora yo te conozco un poco, tengo tu libro que me lo entregaron ayer mis amigos del alma Belén y Alfredo, yo también soy aprendiz de poeta y me he emocionado muchisimo con ese regalo tan bello: decirte que corazón de golondrina es un libro fántastico que habla de un abuelo que te enseño a soñar y a realizar tus sueños al igual que a mi mi padre que era poeta y juglar a ratos barrendero,creador de amor y soñador insaciable.
    me ha dado un vuelvo el corazón cuando Belén me entregó tu libro dedicado, fue para mi una sorpresa maravillosa, además mi abuelo era de Astorga,he ido en busca de su historia personal a Murias de Paredes de donde era pues el era profesor itinerante.
    Bueno además acabo de publicar una poesía en mi blog que me la entregó una señora a la cual se le murió la madre de 98 años y tenía esa pasión por recitar escondida, yo le dije que con todo mi amor se la ponía en mi blog y adivina como se titula: Golondrina.
    te diré que ya somos dos golondrinas buscando realizar nuestros sueños.
    Me gustaría saber como hiciste para publicar ya que a mi me gustaria hacer lo mismo con todos mis escritos pero no acabo de concretar mi sueño.
    bueno un placer conocerte a través de tu poesía.
    me uno a tu blog
    felices fiestas

    ResponderEliminar
  2. He leido y releido. He imaginado y vuelto a imaginar, llego a una conclusión, tu dirás si cierta... como afirmas en tu libro todo a tu alrededor tiene que tener un sentido, servir para algo concreto, aunque a veces te resulte dificil entender. Jamás vi una golondrina posada en una flor...Inocencia,¿tienes miedo de las flores? o ¿que los cuentos que escuchas sean pasajeros y no te dejen más aromas en la vida que el que se lleva un flautista de paso?. Tanta sencillez aparente en un relato viniendo de ti no me cuadra.Se que hay algo, pero esta vez no llego..si te conociera... Cada día mi curiosidad aumenta. Un saludo desde Cordoba

    ResponderEliminar
  3. Querida Carrachina: mandame la dirección de tu blog para que yo pueda conectarme contigo y responder a todas las preguntas que pueda. Me emociona saber que el "corazón de golondrina" esta volando tan lejos. Agradezco un comentario tan amable y cercano sin conocerme y me satisface encontrar una vez más tanto calor en este mundillo un tanto distante de las ondas. Un saludo afectuoso

    ResponderEliminar
  4. JULIAN: ¿Cómo agradecer tanta crítica constructiva para mi?. Quiero poner la disculpa de la falta de tiempo para contestar a esos mensajes tan maravillosos que me escribes siempre. Eres muy, muy agudo. Solo una duda, ¿cuando te veré como seguidor de mi blog para identificarte tambien con una imagen. Un saludo afectuoso

    ResponderEliminar
  5. Hola Rocio nuevamente me dejo caer por tu blog, en este caso te pongo la dirección del mio para que si te apetece vueles hasta allí, donde seguro encontrarás un alero donde cobijarte.
    saludos invernales y navideños, lleno de luces y magia.

    http://lacpulaverde.blogspot.com/

    ResponderEliminar