27 dic. 2010

Ese segundo erótico




Enloquezco cuando tengo frente a mi, casi pegadas esas dos piernas, cual columnas que ni Sansón derribaría. ¡Pero yo si!.
Es entonces…
Tus manos se acercan a mi cuerpo, haciéndome sentir cada segundo del trayecto.
Las siento salir de tus impulsos en la misma centésima en la que siento mis pezones salir a tu encuentro.
Senos alerta esperando el contacto. Ojos brillantes deseando que llegues. Piel erizada como perra de muestra y labios húmedos como otoño caliente.
Mi estómago se encoge en una agonía maravillosa. Sabe que tus manos apresaran mis caderas un instante; justo antes de pegarme como ventosa perfecta a las tuyas…
Tus hombros bajaran a por los míos, tus labios susurraran algo ronco en mi oído, que no se si escucharé porque ya muero…
Ya siento mi cuerpo anhelarte. Ya viene a galope esta bendita locura…

(Del inédito “Las ausencias del palomar”) 

3 comentarios:

  1. Erotismo en estado puro mientras dos pieles se van acercando para sentir las brasas de esa nieve de diciembre.

    Realmente, precioso.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Son tatas las sensaciones que me produce, que es dificil cetrarme en una para tratar de explicar lo que siento.

    Muy bueno, sigue escribiendo estas hermosas obras de arte.

    UN BESO. "no me olvides"

    ResponderEliminar
  3. Cada vez me gustan más esas pajas mentales.
    ds

    ResponderEliminar