16 jun. 2011

Fortaleza


¡Ay amor!.
Traidor coronel
que yo serví en cien batallas.

Fuiste mi maestro
y mi alumno
por tierras arrogantes.

¡Ay amor!.
No quise ser tu patrón
ni ser tu esclavo.
En los inviernos… fuí tu fuego,
y en los tórridos veranos
tu abanico más honesto.

¡Ay amor!
Si dos veces yo viviera…
otra vez…  te buscaría.


(De "corazon de golondrina" )




1 comentario:

  1. Esta vez te entiendo Inocencia. Entre todas las margaritas, una sola es la que yo busco. ¡El amor1, una y mil veces hay que creer...
    Es una asociación que por sencilla me resultó brutal.
    Pido desde tu blog la Capital Cultural Europea 2016 para mi ciudad.
    Un beso desde Cordoba.

    ResponderEliminar