18 ene. 2011

Como perro...

Como perro me siento
traspasando las filas enemigas,
cuando me cruzo contigo con el rabo entre las piernas
y sin asomo de ladrido.

Como perro rabioso, que no muerde,
ni furia le queda,
cuando veo tus ojos en otra
y ejerzo presión lastimera
con mi garganta llena de llantos
y rota de quejas.

Como perro de pueblo
ahorcado en encina vieja,
con único aullido largo y tenebroso,
acuno un nuevo redoble a mi cuello
cuando el alba llega,
y otra vez he soñando tu rostro.

Como perro de pelea
muerto de miedo y lleno de heridas,
defiendo tu reinado,
cuando otro, osa tocar la correa
que sujeta mi bozal,
ó merodea siquiera por borde de tu territorio.

Como perro de jardín,
de perrera oscura y cielo por paisaje,
busco una sola estrella,
cuando nubes de nieve, abiertas en canal
permiten un rayo de noche
salir en mi busca y me dejan.

Como perro crónico
me someto a tu voluntad.
¡Siempre!

(del inédito: “Las ausencias del palomar”)

2 comentarios:

  1. Hola Rocío.
    Soy Gely Cordero, como se que me conoces, con esto que te diga vale.
    He escrito una crítica sobre tu libro y quiero que la veas, porque me imagino que te hará ilusión. Te dejo el enlace de Ibañeza para que lo veas. Espero que te guste. Ya me contarás.

    http://www.ibaneza.es/?p=4873

    Por cierto, enhorabuena por esa pluma; me encantó; es una delicia.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Desgarras el alma...
    ds

    ResponderEliminar