3 jun. 2010

Termitas en mi cerebro




Ahora … ya no creo en el destino.
Y sé ... que no tengo ángel de la guarda.
Temerosa de dañarte me quedé quieta; ahora, disgustada y sola camino entre la multitud buscando tu mirada ... o intentando alejarme de ti. No se.
Es como estar en una emboscada.
Maldiciéndome por no salir a tu encuentro como soy.
Maldiciéndote por hacer una fisura en mi coraza, para luego no entrar por cobardía.
Ahora ...
Me siento como un perro bastardo.
Sin un jardín para mis tardes.
Sin una perrera para mis noches.
Sin correa y sin un dueño al que lamer la mano.
Me siento ... tan vacía a ratos.
Y con estas termitas en mi cerebro, que ponen límites a mis días mejores y alargan sin piedad mis noches más taradas.
Ya no creo en el destino …

3 comentarios:

  1. Hola, guapa. Por fin

    ResponderEliminar
  2. mucho simil, pero a las cosas se les llama por su nombre.AMOR,COBARDIA,VALENTIA Y DECISION.el futuro no es para los cobardes ni para los que piensan en un dia mejor,deja que fluya todo lo que tienes dentro. besos

    ResponderEliminar
  3. celebro que tengas termitas en el celebro. yo tambien

    ResponderEliminar